viernes, 30 de mayo de 2008

Mañana de M

A las 8.15 sonó la alarma y me alcanzó con sacar el brazo de abajo del acolchado para apagarla para darme cuenta que estaba fresquito. Muy fresquito. Inmediatamente pensé: "M no va ir, hoy no va a ir". Sufrí el salir de la cama para levantarme y vestirme, como De Angeli debe haber sufrido la pérdida de su diente. Nunca miro los mails antes de ir a cursar, pero como estaba seguro que M no iba a ir decidí fijarme si al menos se había dignado a mandar algo para ahorrarnos, aunque sea a algunos, tener que ir a la clase. Efectivamente, para cuando mi café estaba listo, no había ningun mail de M.
Habiendo entonces desayunado y todo eso, salí pensando en los 1,5 grados bajo cero que hacían de sensación térmica en ese momento. Caminé rápido, subte con demoras, y llegué a la clase. De a poco fue llegando gente, y para 9.20 (la hora en la que M y R suelen llegar) el aula estaba llena. Yo ya sabía, M no iba a venir. Les dije que M no iba a venir. Era tan obvio que M no iba a venir. Hacía frío. M no venía con 25 grados, menos iba a venir con 1,5 bajo cero.
9.40 el aula se empezó a vaciar timidamente, nadie quería aceptar la triste realidad: M nos dejó plantados a todos. Todos nos levantamos temprano y salimos con el frío para escuchar a M explicar temas a medias y dar todos equivocados los capítulos que necesitamos de ese libro horrible. Todos menos M. Porque M, seguramente, se quedó durmiendo en su cama calentita. No tengo dudas. El despertador de M sonó (tarde, obvio), sintió frío, lo apagó, y mientras pensaba "que se caguen", siguió durmiendo.

Claro, a M no le pagan por dar clase. Y esta mal, y como M no puede hacer nada para revertir eso, directamente se despreocupa. Va cuando quiere. Llega a la hora que quiere. Corrige cuando tiene ganas. Si tiene ganas explica, sino no. Y así, M hace lo que tiene ganás, porque nadie la controla, aunque que se le puede exigir a la pobre M, que no cobra. Que se sacrifica por dar clase, porque le importa...¿le importa que? ¿la obra social? ¿el "prestigio? Porque esta claro que los alumnos, a M, no le importan.

(11.44 M mandó un mail, en respuesta al que una chica mandó, confirmando qué capitulos eran los que se necesitaban. 12.44 R mandó otro, diciendo que ese día le tocaba a él dar clase. Uso la palabra con P, esa que M no conoce, perdón.)

1 comentario:

Nora dijo...

Bueno Andres, la vida es un ida y vuelta. Yo hoy me levante tempranito, y sali a las 7.45 de la fria maniana bahiense, fria, fria, fria. Charcos congelados, 3 grados bajo cero?, o algo asi. Llegue a la UNS, y alli estabamos, a las 7.55, a las 8, a las 8.15, las 2 ayudantes y yo. Esperando, esperando... y no llego nadie, ninguno de nuestros 72 alumnos!!! Ni el perro q siempre entra buscando calorcito se digno venir esta vez. Asi que nos fuimos. "Tienen un parcial maniana", aporto alguien. Hubiera estado bueno saberlo antes!
Y bueno, sera q yo cobro un sueldo espectacular por dar clase (por que M no?). Pero tambien creo q si alguien se compromete a hacer algo, toma ese compromiso, con sueldo o sin el, deberia tener la responsabilidad de cumplirlo. Eso tambien es parte de lo q deberia preocuparse x transmitir, junto con las erroneas o fantasiosas explicaciones sobre inflacion (q ya sabemos q no existe!), macro o microeconomia.